Expresión de solidaridad

La "Casa de Dulzura" de Fundación Juan Bonal tiende la mano a la infancia india con discapacidad

05/02/2020

05/02/2020 La

En esta zona de la India, la mayoría de padres son pulidores de diamantes: es un negocio muy extendido en la zona, y que provoca en los niños diferentes defectos visuales, dolores de cabeza, decoloraciones capilares y silicosis, por citar algunos.

En Ahmedabad, debido a la estructura y costumbres de la sociedad, una persona con retraso en el desarrollo es un doloroso dilema para los padres y la familia. Los problemas propios derivados de este retraso, la falta de aportación de recursos al hogar y la propia exclusión social producen un serio problema en el interior de la familia.

Aquí funciona el centro Madhurya Bhuvan, que significa "Casa de Dulzura". Es un centro para niños con retraso en el desarrollo. El centro acoge a más de un centenar de niños con diversos tipos de discapacidad, fundamentalmente Síndrome de Down, parálisis cerebral y poliomielitis. Estos niños proceden de clase media-baja y carecen de recursos para su completo desarrollo. La acogida no obedece a casta, religión o inteligencia, pero sí da preferencia a las chicas mayores de la zona de Ahmedabad: esta sociedad se enfrenta a la pobreza, pero la mujer con retraso en el desarrollo se enfrenta a la absoluta miseria.

El centro es atendido por un médico, un psicólogo y tres maestros, además de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana, especializadas en estos tipos de discapacidad. De estos niños, algunas decenas están en régimen de internado. Se les atiende en sus necesidades básicas y en diferentes aspectos de educación especial: psicomotricidad, apoyos al habla, desarrollo, atención... Y, además, se en cuestiones relativas a las actividades diarias de comer, vestirse, asearse, etc.

El centro dispone de un rústico sistema de hilar para realizar telas. Así, las niñas pueden iniciarse en estas habilidades, y luego podrán bordar. Por otro lado, también existe una guillotina industrial, con la que pueden aprender a realizar trabajos de corte para la fabricación de carpetas. Además, los niños aprenden jardinería y ejercitan gimnasia, deportes y danzas. La ilusión de superación de estos niños va más allá de cualquier expectativa. En todo ello, se les enseña valores de equipo: se ayudan para comer, completan sus estudios o colaboran en los bordados de sus tejidos.

El centro de Madhurya Bhuvan contribuye al esfuerzo de Fundación Juan Bonal para hacer del mundo un lugar más humano y luchar por la protección de los niños, con una atención especial a aquéllos que viven con discapacidad.

Fundación Juan Bonal es expresión de solidaridad.

***

Conoce más sobre la labor de la fundación y sus misiones en el mundo a través de los sitios web y Facebook:
www.fundacionjuanbonal.org
www.padrinos.org
www.colaborador.org
www.facebook.com/fundacion.bonal/

 



anteriores 5 anteriores - siguientes 5 siguientes

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar