Expresión de solidaridad

Apadrinar es felicidad

Apadrinar es felicidad

El apadrinamiento mira a los más desvalidos y vulnerables: los niños. Si, además, se trata de un niño que convive con la discapacidad, tu gesto transforma aún más intensamente su realidad. Cuando apadrinas a un niño, no sólo estás realizando un gesto de solidaridad. Estás creando un vínculo, un lazo de humanidad que te conecta con otra persona de una manera muy especial.

Fundación

Discapacidad

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar