Expresión de solidaridad
Pulsa sobre los botones para ver los videos. PULSA SOBRE LOS BOTONES PARA VER LOS VÍDEOS
1 - La plegaria 2 - Las primeras zancadas 3 - Por el Ayuntamiento 4 - A trompicones por Mercaderes 5 - En la Estafeta 6 - Telefónica 7 - El callejón 8 - La Plaza ¡Quiero participar!

Participa en nuestro programa de padrinos por la discapacidad.
¡Pincha aquí y apadrina ahora!   

La Delegación de Fundación Juan Bonal en Cataluña celebra su décimo aniversario

27/06/2019

27/06/2019 La Delegación de Fundación Juan Bonal en Cataluña celebra su décimo aniversario

Junio ha sido el mes en el que Hermanas, amigos y voluntarios de Fundación Juan Bonal se han reunido en la Sede de Barcelona para celebrar el décimo aniversario de esta Delegación, creada en el año 2009, con la Hermana Luz Teresa como Delegada. 

La Hermana empezó su labor poco a poco, y a ella se fueron uniendo progresivamente nuevos voluntarios, que han compartido su esfuerzo e ilusión durante todos estos años. La Hermana Luz Teresa, con constante e incansable dedicación, tenacidad e impulso, ha dado a conocer el mundo tan injusto que viven los menos favorecidos, y ha logrado que todos sientan lo gratificante que es poder colaborar en su ayuda. Esta ha sido la ilusión de todos los que forman parte de la Delegación y de la propia Fundación.

El acto de celebración comenzó con una solemne Eucaristía, en la que se dio gracias a Dios por estos diez años, pidiéndole que siga bendiciendo este caminar solidario y compartido que busca abrir y marcar siempre huellas de nueva esperanza. La Eucaristía incluyó cánticos y fue finalizada con el himno al Padre Juan Bonal. Después, tuvo lugar una comida de hermandad, preparada con mucho cariño e ilusión con la participación de todos.

La Hermana Luz Teresa quiso ofrecer algunas pinceladas acerca de sus emociones a lo largo de estos diez años, y recordó cómo, tras terminar su misión en la Clínica, fue designada para dirigir la Delegación de Fundación Juan Bonal en Cataluña y, con 80 años, se sorprendió enormemente porque ya no esperaba una responsabilidad de ese tipo, pero también recordó cómo desde joven le había pedido al Señor morir con las botas puestas. Parecía que Él le conducía por este camino.

Los trámites duraron casi un año hasta obtener la autorización. Era un momento de confusión: por dónde empezar, qué hacer... En su nombramiento recibió algunas pautas de orientación, difíciles de cumplir sin tener colegios, padres, abuelos, tíos, salón de actos... En Barcelona solo eran conocidas como las Hermanas de la Clínica del Pilar, pero poco a poco se fueron abriendo los caminos. Se puso en marcha con Aurora de Alos, amiga del colegio, ya con apadrinamientos a sus espaldas. A medida que avanzaban, se les fueron uniendo más voluntarios, que aún hoy permanecen en el equipo.
 
Las veredas del Padre Juan han sido siempre el impulso de esta Delegación. Impulsaron el trabajo en Terrades, donde se reunieron con el Alcalde, quien les abrió las puertas del pueblo, les facilitó algunas instalaciones y les ayudó en la difusión de sus actividades. Trabajaron por dar a conocer la Fundación y la vida del Padre Juan, quien había nacido allí. Organizaron conciertos, mercadillos solidarios, eventos... e impulsaron el Programa de Apadrinamientos con mucha ilusión. También se dirigieron a las grandes empresas, presentando proyectos en los que podían colaborar.

En 2010, se les ofrece de forma gratuita un lugar en el que poder celebrar la tradicional Gala Anual y el Mercadillo Solidario. Comenzaron difundiendo el trabajo de la Fundación sobre Papúa Nueva Guinea, con la exposición de fotos, una mesa redonda, actuaciones musicales y la intervención de la Hermana Raquel, entonces Directora de la Fundación.

Regularmente, acuden a entidades como El Corte Inglés, el Ilustre Colegio de Abogados o la Casa de Aragón, donde realizan labores de difusión y sensibilización.

Van llegando nuevas voluntarias, y comienzan a organizar eventos anuales en el Palau Robert, con exposición, vídeo, mesa redonda, música... Y llega la colaboración con la empresa Nissan, que a lo largo de los años donó algunos coches para las Misiones en las que trabajan las Hermanas. También se inicia el camino hacia las Parroquias, un esfuerzo que hoy se mantiene, habiendo recorrido ya muchas de ellas en Barcelona, Figueras, Cánovas, Vilaseca, Igualada...

Los colegios son otra fuente de apoyo solidario. Participan con donativos para distintos proyectos, aprovechando los festivales de alumnos, como los de Navidad y fin de curso. También trabajan con mucho interés los apadrinamientos. 

Los eventos y la recogida de donativos han ayudado a las necesidades de la Fundación, siempre para un proyecto concreto o una emergencia humanitaria

Tras las palabras de la Hermana Luz Teresa, el equipo completo de Fundación Juan Bonal en Cataluña expresó su firme deseo de continuar trabajando para ayudar a los más vulnerables, con gratitud y cariño hacia la Hermana Luz Teresa y a todos los que participaron en esta celebración. 

Fundación Juan Bonal es expresión de solidaridad.

 


Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar