Expresión de solidaridad

Bajo el lodo de Mocoa

08/04/2017

Los supervivientes de Mocoa se enfrentan a una dura realidad. Muchos lo han perdido todo. "Mi vida quedó bajo el lodo de Mocoa" dice uno de los supervivientes que ha perdido a toda su familia". 

Las Hermanas Crisanta, Melby y Homaira están recorriendo las diferentes comunidades para analizar la situación, apoyar a los afectados, analizar cómo se están gestionando las ayudas y realizar un estudio de campo sobre las necesidades. "Nos preocupa la situación actual de los damnificados. En este momento todo el mundo está escuchando noticias sobre Mocoa. Nosotros somos noticia hoy, pero lo importante en una situación de catástrofe es estar y planificar el futuro de estas personas y el futuro es mañana mismo" dice la Hna. Melby.



Así quedó el barrio de los Pinos -Mocoa (Fundación Juan Bonal -Tragedia en Mocoa)

"Hemos recorrido los barrios de -Los Pinos- y -Los Laureles-, sobrecoge lo que hemos visto" "Todo comenzó en el barrio -1 de Enero- y se muestra todo arrasado, no queda casi nada en pie"...   Cuando pensamos en la avalancha de piedras y ramas no podíamos imaginar el tamaño de las rocas de grandes dimensiones y varias toneladas. Al desplazarse empujadas por millones de litros de agua y fango el efecto fue devastador.

El pediatra Carlos Ignacio Riascos salvó cientos de vidas en Mocoa.

El doctor Riascos lleva más de 30 años plantando árboles en su finca. "Cuando comencé a sembrar muchos pensaron que estaba loco. Se trataba de un terreno sin ningún valor pero yo insistía por amor a la naturaleza. Ayer mismo sembré 30 árboles porque esto no es cuestión de momentos ... es de emociones". Gracias a esta iniciativa realizada por décadas el "bosque del doctor" amortiguó la caída de piedras, lodo y ramas. "Si no se hubieran plantado estos árboles -asegura el doctor- la avalancha se hubiera llevado el hospital por delante y parte de las casas de la zona". Carlos Ignacio sintió como su casa vibraba y se movía al pasar las piedras de gran tamaño junto ella, subió al segundo piso de su hogar comprobando que mucha gente quería salir corriendo pero no había lugar hacia el que moverse. "Es una zona muy peligrosa, esto ya pasó en el año 1964, hay que retirar a la gente de ahí y no permitir que se construyan viviendas en esos barrios". 


Intentando salvar enseres de lo que queda de una vivienda -Mocoa (Fundación Juan Bonal -Tragedia en Mocoa)

La solidaridad colombiana y la "olla solidaria"

Poco antes de la tragedia el país mostraba la imagen de un perfecto país dividido. En las calles se agolpaban miles de personas manifestándose contra el gobierno, las FARC, la corrupción... En medio de estas revueltas, poco a poco, los colombianos se iban enterando de que sus vecinos del Putumayo estaban sufriendo una de las mayores tragedias naturales de los últimos años, y entonces todo cambió. 

Miguel Ángel Trujillo, párroco de San Antonio de Padua del municipio de Pitalito en nombre del pueblo laboyano envió 12 toneladas de alimentos, kit de aseo, colchonetas y agua entre otros materiales de ayuda para las más de 3.000 familias damnificadas. La Iglesia está haciendo un papel fundamental en la zona con servicios básicos de emergenia y tratando de paliar el dolor de quienes perdieron su futuro bajo el lodo de Mocoa.

Por otra parte el entremado empresarial colombiano ha hecho efectiva su solidaridad con las marcas de mayor relieve en el país a través de la Cruz Roja. Postobón entregó cerca de 15.000 jugos y 30.000 libros de agua. Avianca ha facilitado el desplazamiento a la zona de equipos de emergencia e incluso las empresas de telefonía móvil han facilitado minutos y mensajes gratuitos para que los familiares puedan mantener contacto directo con los damnificados. "Todo suma", decía el Presidente Santos, "las donaciones de colombianos suman ya 2.473 millones de pesos". 

Las "ollas solidarias" están mitigando el hambre, aunque, como en casi todas las situaciones de emergencia se han producido acciones confusas. Recientemente el gobierno ha prohibido a la Iglesia este servicio argumentando que carece de condiciones de salubridad mínimas. "Nos emociona comprobar cómo las gentes se han organizado por barrios haciendo muchas ollas solidarias".


Restos de la cárcel de Mocoa. Solo queda en pie una puerta de acceso -Mocoa (Fundación Juan Bonal -Tragedia en Mocoa)

El pueblo afectado denuncia irregularidades en el reparto de alimentos.

Una emisora local difundía ayer este mensaje "Están llegando muchas ayudas, muchísimas ayudas de organismos oficiales pero no están llegando a los albergues. No hay suficiente comida, contrataron a un operador local, el mismo que estaba encargado de los comedores comunitarios para los niños pero no se están repartiendo".  

En uno de los comedores las propias voluntarias del servicio reclaman la atención directa del Presidente "Señor Presidente, sabemos que están llegando muchas ayudas al Departamento. Queremos hacer una denuncia pública. Esto no está llegando a la ciudadanía. Pedimos una ayuda digna para la ciudadanía". En las imágenes se muestra a una voluntaria sosteniendo un kit de arroz con plátano. "Los plátanos están duros, si esto no sirve para un niño ¿cómo va a servir para un adulto? pregunta. "Estamos a punto de entrar en una epidemia", añade reclamando la atención internacional.

Últimos datos de la tragedia en Mocoa.

Personas heridas:
-Trasladados a centros sanitarios de Popayán, Neiva, Cali y Bogotá...  80
-Traslados realizados dentro del Departamento de Putumayo... 36
-Dados de alta en el Hospital de Mocoa... 210
-Actualmente ingresados en el Hospital de Mocoa... 8

-Personas fallecidas... 314 (102 niños y niñas)
-Personas desaparecidas... más de 300 y 571 solicitudes de localización de familiares y amigos según declaró hace pocas horas John Fredy Castro, "coordinador de contactos con familiares"
-Atención infantil... según Cristina Plazas, directora del Instituto Colombiano de Bienestar Familiar (ICBF) se han atendido a más de 1.200 niños y niñas.

 

¿Cómo hacer que tu ayuda sea más efectiva?

Necesitamos donativos. Fundación Juan Bonal ofrece respuesta inmediata en situaciones de emergencia a través de las Hermanas de la Caridad de Santa Ana que se encuentran en la zona y bajo el conocimiento expreso de la situación de los afectados y sus necesidades. Todos los recursos aportados por nuestros benefactores son entregados y gestionados a través de nuestras misioneras. 

En estas cuentas puedes hacer efectiva tu ayuda:
ES77-2085-0129-03-0330053678  -IBERCAJA
ES68-0075-0006-04-0702713158  -BANCO POPULAR
(No olvides indicar: "Emergencia Colombia")

Luis López
Director de Marketing


YoutubeFacebook

Esta web utiliza cookies para obtener datos estadísticos de la navegación de sus usuarios. Si continúas navegando consideramos que aceptas su uso. Más información Aceptar